CIELO RAZZO en el Luna Park

Por NOELIA TEGLI

“Ahora sí van a poder decirles a sus amigos que la banda fracasada que siguen va a tocar en el Luna Park”, dijo Pablo en el show del 28 de diciembre en La Trastienda. Desde ese momento hasta el 8 de abril de 2018, no hubo un solo día en que no haya pensado en este domingo, y aunque soy algo agnóstica, pedí una y otra vez  que Dios quiera este regreso.

Cielo Razzo comenzó el festejo de sus 25 años de carrera con la grabación de un disco y DVD en vivo en el mítico estadio de Corrientes y Bouchard: ¡el fuego siempre estuvo ahí!

La aplicación de la cuenta regresiva que había instalado en mi teléfono también se sumó a esa famosa #ManijaCrzz y estaba a minutos de llegar a “0hs, 0min, 0seg” cuando las luces del estadio se apagaron. 21.12, así de capicúa marcó el reloj dándole lugar a “Tus Pasos” la primera canción de la noche, y la última de Tierra Nueva, el disco que le dio la oportunidad de volver a este escenario. De Rosario a bailar el rock del rico Luna Park nuevamente.

“De vez en cuando se da de tocar acá, no siempre, y ustedes están en todas, ¡gracias!”, dice Pablo Pino después de “Carne 2”. No dijo el clásico “¿Se acuerdan? ¡Buenas!”, como en Audiografía, no importa. Le dejo mi celular a Emanuel, mi amigo, por temor a los pungas que suelen escabullirse en cualquier lado, y me voy para adelante, bien al ladito de la bandera verde de Los Piojos. ¿Por qué dejaron pasar banderas con palo? No sé, pero mamá nunca me va a encontrar en el DVD porque parece que voy a tener cara de bandera o remera durante toda la noche.

Los primeros valientes que coparon la valla ya comienzan a retroceder con sus torsos desnudos y empapados, ¡es el turno de los que vamos de atrás! Delante de “Nano” y su guitarra acompañada de su rubia melena al viento puedo escuchar “Caminando”. Pablo confiesa que estaban con varios dedos en el orto de los nervios. “Narvy” con su bajo se camina el escenario como nunca (o como antes) y eso emociona, hoy todos estamos distintos.

Javi “el ya no tan niño” Robledo y su batería nos dejan servido el comienzo de “Alma en Tregua” para que sólo digamos, como es costumbre, nuestra parte de intro: “ohhhhh ohhh oh oh oh”. Pino se dirige sin continuar la letra hacia la izquierda del escenario, comienza a gritarles a los hombres de Seguridad, todos nos desconcertamos un poco. “Que el pibe vuelva acá, no caguemos la noche con boludeces, se cayó, no lo saqués, tráelo para acá de vuelta, loco”, dice. El tono ya es de discusión personal. Javi, Narvy, el Pájaro y Vizarri dejan de tocar. “Bueno, me parece que acá no vamos a poder seguir tocando. Vuelve el pibe o no seguimos”. El clima es tenso, y el pibe de al lado que me había pedido fuego un ratito antes me confiesa que nota a Pino más politizado que nunca, y eso le gusta.

Un chico cercano a la valla aparentemente quiso saltar y los de seguridad lo sacaron del show a la fuerza. Pablo vio la situación injusta, e hizo detener el recital para que los hombres se retracten. La fiesta es de todos y los rosarinos van a respetar los pesos que cada uno de nosotros pagamos por estar ahí. Sí, el pibe que me pidió fuego tenía razón, Pino está más politizado que nunca. Y, a mí también me gusta eso.

Suena el hit del verano-y el entrado otoño, “MMLPQTP”. “Escuche señor, escuche lo que dice el pueblo”, proclama polilla. Aplausos y risas, el cantito suma una nueva edición.

La velada tiene climas bien marcados, con “Estrella” y un “Dame sólo un pedazo de amanecer” a capella se vive el momento más sensible de la noche, dedicado a “Claudio” y “Largo”, los dos ex Cielo fallecidos que también forman parte de estos 25 años de recorrido.

Ahora, Nano toma el mando de capitán, haciéndole honor a su sombrero, y pide que grabemos este tema con nuestros celulares para que luego formen parte del DVD. Uh, mi celular lo tiene Ema y se quedó atrás. Bueno, lo guardaré en mi memoria interna por siempre, que creo eso vale más. Todos los presentes en el Luna Park se convierten en “pequeñas luciérnagas” (ellos, yo no) e inmortalizan “Vueltas”, ese tema que saca los gritos más genuinos de Pablo y de sus ahora bichitos de luz.

Además del CD y DVD en vivo, Cielo Razzo grabará un material de estudio nuevo, para el cual, ya tienen una canción a estrenar: “Desarmar – 5 locos”. Facundo con su trompeta, un músico oriundo de Santa Fe, es invitado al escenario para mostrar junto a los rosarinos una faceta distinta en cuanto a sonidos, y la primera canción con trompeta de su discografía.

Así, este primer tema de lo que vendrá muestra la actualidad de la banda en palabras de Pablo (sí, una vez más). “Esta canción la compusimos los cinco, un poco cada uno, en un viaje de vuelta de San Juan. ¿Y saben cuál es la enseñanza? Que la meritocracia es una poronga. No podemos ser felices si al de al lado le va mal. Uno solo es una isla, necesita tener a alguien al lado siempre”. El Pablo político sigue militando…

“Somos superhéroes por ustedes. Somos tipos con mucha suerte. Ojalá que no seamos esos que decepcionan. ¿Me fui a la mierda, no?”. Polilla deja atrás su monólogo para darle paso al set de Javi. Sí, de Javi, porque si en los demás temas se luce como pocos ¿imaginate cómo lo hace durante “Televicio”, “Galope” y “Madre Poder”? Un “Madre poder” con grito de “¡Libertad a Lula!” de Pino, quién más sino…

El “Nena nadar, nena nadar….” Del público se hace canción por parte de la banda aunque no estuviera en la lista. La voz rasposa de Pablo ya comienza a marcar que será el final de la noche, pero en mi mente tengo, por lo menos,  que faltan 15 canciones más. Ya sé, serán sólo cinco las que restan en la velada. Ahora, la que retrocede transpirada pero no en cuero soy yo. No porque no me la banque eh, sino porque esta versión de “Qué sé yo” por primera vez quiero disfrutarla y contemplarla desde lejos.

“Sin Salida” arma la última gran ronda. Sí, vayas a donde vayas la lluvia te va a alcanzar, tenés que hacerte amigo de esta tormenta que azota a Capital Federal, Cielo. “Ventana” es una canción realmente hermosa y este Luna Park se debe en gran parte gracias a ese corte difusión que hizo que los rosarinos volvieran a sonar en las principales radios, sin embargo, no es para cerrar una noche como ésta. Por eso, “Charlone” es el broche final. Porque ya nunca jamás olvidaremos lo que fuimos.

Ahora sí puedo decirles a mis amigos que mi banda fracasada tocó en el Luna Park. En realidad, muchos de ellos compartieron la noche conmigo, porque esta banda nos unió hace varios años. Y el resto saben que tan fracasada no es, sino probablemente no me hubiera ausentado a sus cumpleaños-juntadas-asados por seguir a los rosarinos desde los 15 años, no hubiera viajado a varios lugares (y más de un antro) a verlos y mucho menos me los hubiera llevado en la piel para la eternidad.

Mi banda fracasada es ésta, la que tiene un compromiso político y social con la realidad a viva voz, porque la careta pesa, y no cualquiera se atreve a afirmar que “la meritocracia es una poronga”. Mi banda fracasada que sabe que solos no son nada, y necesitan de cada uno de los que tienen al lado para ser esto, esta banda fracasada. Esta banda que disco a disco decide reinventarse y salir de sus zonas de confort artísticas, que no se avergüenza en decir que Dios sólo atiende en Capital y que para los del interior, todas las cosas cuestan el doble.

Si mi banda fracasada es esto ¡que siga siéndolo por 25 años más! Después vemos…