DE LA GRAN PIÑATA: “QUÉ FLASHERO ES SER PARTE DE LA VIDA DE LA GENTE”

DE LA GRAN PIÑATA: “QUÉ FLASHERO ES SER PARTE DE LA VIDA DE LA GENTE”

Por NOELIA TEGLI

Que De La Gran Piñata dejó de ser una banda de las denominadas “under” no es novedad; que ellos nunca van a dejar de sorprenderse por lo logrado, tampoco. En el último Rock en Baradero fueron los encargados de cerrar el escenario Spotify; hace sólo dos años presentaban un set de sólo algunas canciones a las 4 de la tarde…

La humildad es, tal vez, lo más característico de esta banda de amigos. Si a Panter no le tiembla la voz cada vez que entona ‘Tristeza’, ¿mirá si le va a temblar al decir a viva voz que sus amigos de Nagual tendrían que haber cerrado el escenario y no ellos?

Nuevo disco, “Canciones para los impacientes Vol.2”, historias de propuestas de casamiento con su música de fondo y algunos detalles más. En la previa de su show en el festival, charlamos con Darío “Panter” Giuliano, voz de la banda, y Nicolás Persig, el encargado de las cuatro cuerdas, y nos contaron algo de lo que este 2018 les deparará:

 

-El primer Baradero arrancaron a la tarde bajo un sol que rajaba la tierra y ahora cierran un escenario en un horario que demuestra que están entre las bandas más importantes… ¿por qué creen que en tan pocos años llegaron a eso?

-Nico: Es un flash. Es el tercer año consecutivo que abrimos el año en Baradero, año a año nos dan diferentes lugares en la grilla. Este año estamos muy contentos de tener un poco más de tiempo, de tocar de noche, de poder aprovechar las luces, las pantallas. ¡Tuvimos prueba de sonido por primera vez! Todo eso se nota en lo que va creciendo el festival y también nosotros lo sentimos como un crecimiento nuestro también dentro de lo que es el festival. Así que buenísimo, y ya con las ganas de salir a tocar.

-Aunque les cuesta asumir que no paran de crecer –porque a vos te sigue costando aceptar el crecimiento en cuanto a gente, cuando ven los tatuajes-  ¿se siguen emocionando como las primeras veces que comenzaron a notar eso?

-Panter: Obvio, no es que me cuesta, me cuesta ser demostrativo a veces, pero lo veo y lo agradezco un montón. La banda se formó por otras cuestiones, que era juntarse con amigos y tocar, y todo lo que viene es un regalo para nosotros. Tratamos de no medirlo en cantidad de personas porque sería una picardía, echar todo por el caño, pero sí, la verdad que te moviliza toda la gente que deposita en vos una confianza que se va viendo año a año.  

-Es increíble, cuando ustedes suben las fotos a los álbumes de Facebook y día a día son más, y más zarpados…

-Nico: Vos lo dijiste, es increíble. Todas las semanas aparecen cosas nuevas, mensajes de la gente de algún lugar que no conocemos, que no sabemos que la banda había llegado y todo eso da pilas.

-Panter: Más allá de los tatuajes, hay muchos mensajes privados que nos mandan contando historias… “Yo le propuse casamiento a mi novia con Anguilita de fondo en tal recital de la Piñata” y cosas así. Qué flashero es ser parte de la vida de la gente.

-¿Lo imaginaron en algún momento? ¿Tuvieron esa –o ésta- utopía?

-Nico: En un punto se sueña con algo, pero es difícil pensar algo tangible como es hoy en día.

-Panter: Uno no para de imaginar y de soñar cosas que… cuando pasan es distinto. Es lindo, es muy lindo esto que nos está pasando.

 

-En cuanto a soñar, van a materializar un cuarto disco. ¿Ya están preparando el sucesor de “El equilibrio entre los opuestos”?

-Nico: Este año ya nos metemos de lleno con el disco nuevo. Completo recién va a estar para la segunda mitad del año, pero una vez más no la bancamos y vamos a sacar un adelanto de tres temas, “Canciones para los impacientes 2” en este caso. En abril va a salir eso.

-En época de digitalización, ¿van a hacer el disco físico o se van a adaptar a las nuevas tecnologías?

-Panter: Más allá de la tecnología, de los avances y de todo lo que se mueve hoy, el romanticismo de los que abrimos el disco de nuestras bandas favoritas por primera vez, el olor del librito, todo eso no se negocia.  Por lo menos yo creo que todas las bandas de nuestra generación no lo van a dejar de hacer. Después le sumaremos Spotify, un pen drive, YouTube, todo lo que venga, pero el disco lo vamos a seguir haciendo por un buen tiempo.

-Nico: El disco lo queremos tener en la mano.

-¿Ya tienen decidido con quién lo van a laburar?

-Nico: Sí, estamos laburando de lleno con Ari Lavigna que es el ingeniero que nos mezcló, estuvo y también sumó a la producción del disco anterior. Están pasando cosas muy buenas.

-¿Va a ser una continuidad de “El equilibrio…” o va a romper con estructuras que tenía la banda hasta ahora? ¿Cuál es la idea tanto en sonido como en maneras de llevarlo a cabo?

-Panter: Va a ser una maduración de la banda. “El equilibrio” fue un disco, hermoso para mí, como cada uno de los discos. El próximo va a ser una maduración. El equilibrio fue un lindo disco.

-¿El próximo va a ser más lindo entonces?

Nico: La verdad, los demos ya nos ponen la piel de gallina. A nosotros nos encanta, ojalá que les guste.

 

-Entonces en este 2018 ¿qué le depara a La Piñata?

-Panter: Con el disco. Vamos a poner toda la energía ahí porque estamos muy ansiosos, hace casi tres años que no tenemos material nuevo. Queremos salir a tocar canciones nuevas. Ya lo hemos hecho y  la sensación esa que genera cuando la gente lo escucha por primera vez está buenísima. Es una adrenalina que hace tres años no nos pasaba y extrañamos.

-Adelanto antes de mayo y disco para la segunda mitad del año. Después ¿gira por el país?

-Nico: Vamos a ver a dónde nos lleva el disco. Ojalá.