Pizza, recesión, veneno

El último episodio del “relato M” empezó con el entusiasmo de dos pizzeros “sorprendidos” por el presidente (emoji) y terminó con expresiones como y . Pero vamos por parte.

Primera parte: Macri irrumpe en una pizzería de Escobar, con Juliana y Antonia (aww). El nivel de autenticidad es similar al de las viejas cámaras “sorpresa” de Tinelli. Antonia tira pataditas de taekwondo. Ok, no nos distraigamos (más).

Segunda parte: los pizzeros más entusiastas y arriesgados del mundo son felicitados por el presidente quién, simultáneamente, les advierte de la recesión que se viene. Patológico.

Tercera parte: amenazan a los pizzeros en la redes. Repudiable. El presidente reacciona rapidísimo y también repudia las amenazas a través de un hilo de cuatro tweets. Algunos se preguntan por qué no tuvo esa velocidad de reacción cuando lo de la maestra de Moreno torturada. Se habrá olvidado.

Última parte: en Twitter advierten sobre las coincidencias entre las palabras del presidente con algunas contenidas en“Mi lucha” (Hitler). Es todo como “too much”. (Escuchá la secuencia completa en el siguiente fragmento de Sommellier de tweets).