#TeLoContamosEnDiez : ROCK en Baradero, día x día.

Por Noelia Tegli | Ph Leonela Spada

 

Día 1

El Rock en Baradero 2018 comenzó, tal como en los años anteriores, un viernes. Sin embargo, ni Iorio quebrado y con la frente emparchada se lo iba a perder.

Ey, ¿vos no fuiste porque laburabas y te quedó la cara como a Gaby? Tranqui, seguro que el sábado y domingo lo disfrutaste más que Lu Segovia de escenario en escenario. Primero con su banda, Cirse, en el Punto de Encuentro y luego con El Buen salvaje en el escenario principal: Isenbeck.

Sí, las mujeres bancaron los trapos una vez más, y dejaron al público con la boca abierta. La noche caía mientras tocaba Pez, Huevo y Attaque 77, aunque la temperatura subía en los pogos a medida que la brillante luna se hacía presente.

Wallas ni se percató de los treinta-y-algo de grados cuando, después de hacer lo propio con Massacre, subió a tocar con Carajo con guantes de cuero, camisa manga larga y remera negra.

Pará, ¿este muchacho no la descose toda en la batería? Ah, también en la guitarra. Listo, no dijimos nada.

Corvata confesó que el viernes estuvo heavy, de música y de humedad. Y bueno, a cada cerveza helada la tuvimos que mirar con más amor que Lula a Brenda. No quedó otra…

                                                

 

Día 2

¡Las manos de todos los pibes arriba que en el día 2 tocó El Plan y 19 bandas más, Cami!

Te dijeron que a la noche refrescaba y vos tipo Kartún. El sábado fue intenso, el día más variado de los tres, de punk a cuarteto, pop a reggae y algo de funk; casi doce horas de música. Tomá pa’ vo’, ¿cómo te quedó la cara?

Los festivales de rock cambiaron, claro. Muy atrás quedaron los estereotipos de jeans rotos y las remeras de bandas ¡y está buenísimo que no hayan más etiquetas!

¿O acaso está mal que se junten unos cuarteteros como los Caligaris con el histórico Panchito Chévez en la armónica, Pablo Vidal de El Kuelgue y Francisco de Cruzando el Charco para una canción? Se juntaron ¡y fue el show más feliz del mundo! Y a los que no les gusta, Miss Bolivia quiere decirles algo… 

Somos varios los que bancamos espalda contra espalda esto: ¿fue el set list de Coti el más rockero de todos? Sí. ¿Y es acaso Turf la banda con más hits después de Kapanga? ¡También! Y Joaquín lo sabe.

El Mono y Junior juntos una vez más demostraron que no todo lo que venga de Quilmes da dolor de cabeza.

¿Y refrescó, che? No, así seguimos esperando aunque sea una brisita.

 

Día 3

Llegó el domingo y ni los perros se bancan la gira…

Nah, mentira, nos sentimos más jóvenes que estos niños…

El calor nunca cesó, obvio. Los dos escenarios recibieron desde temprano a las bandas encargadas de cerrar este festival. “¿Ya termina?” Sí, termina y por favor no se lo recuerden a Panter que no lo quiere escuchar porque se pone muy mal.

¡Abrí los ojos para la foto, Piti! Gran debut festivalero para él y su proyecto “Conmigo mismo”, aunque obvio que no estuvo solo.

Sueño de Pescado hizo que más de uno se llevara guardado para siempre en una nube virtual los recuerdos de una noche histórica: de La Plata a los grandes festivales nacionales sin escala. Este Baradero les quedó más pintado que los murales que decoraron el predio.

Rock en Baradero fue un encuentro no sólo de bandas, sino de amigos tanto arriba como debajo del escenario. Esos amigos con los que no te ves seguido pero que siempre una cerveza de por medio (o un micrófono) alcanzan para volver a abrazarte.

O besarte. ¿Qué viste, Hernán?