controles
cartel de aire

Los operadores somos una pieza fundamental en la puesta al aire, aunque generalmente, no somos reconocidos por nuestro carisma. Existe el mito de que somos mala onda por nuestra seriedad a la hora de trabajar. Pero, ¿a qué se debe tanta cara de perro malo? A continuación, una “lista” de lo que básicamente sucede detrás del vidrio.


Obviamente con sus conocimientos teóricos, el operador (antes de salir al aire) ajusta los micrófonos de cada participante, tanto su posición como el volumen que va a dejar establecido para cada uno a lo largo de la grabación.
Una vez preparada la estructura del programa (separador, cortina, tema, etc.) según indique la grilla que el productor le facilite, es cuando podemos empezar a grabar.
A lo largo del programa, el operador retocará un poco más en detalle los volúmenes, tanto de los micrófonos como de la cortina (Música de fondo), dependiendo del clima que se vaya generando en la mesa. Para esto se utilizan los faders y las famosas perillas que a los civiles tanto les llama la atención. “¿Que son todos esos botones?, ¿para qué tantos?” Para eso, para que todo suene como tiene que sonar. Ajustando la toma de aire del micrófono (ganancia/gain) y frecuencias (Agudas, medias y graves).
Hasta aquí la parte técnica.


Ahora podemos centrarnos en la parte artística del operador, donde desde su rol, interactúa en el aire mediante silencios y/o botonera.
La botonera es la respuesta a esa pregunta que las personas comunes tienen: “ ¿Como hacen para poner los soniditos tan rápido?”. Consiste en una paleta de botones con los que al hacer click sobre ellos suenan lo que el operador previamente les haya cargado (frases, sonidos, música).
Y ¿cómo lo hacemos tan rápido? Después de un tiempo la sabes de memoria y una mano siempre está con el mouse dando vueltas por encima de ella, sin descuidar el aspecto técnico.
Ser habilidoso en la parte técnica y artística, puede embellecer tanto un programa que dicen que es el 60%.


Ahora reconoces su figura, pero también sabes (muy por encima) el trabajo que desempeña. Asi que sepan disculpar sus errores, facilítenle el trabajo para que se pueda lucir y beneficiar a todos, y nunca dejen de valorar su trabajo.
Atentamente, Gonzalo, operador de Radio La Otra.